domingo, 14 de octubre de 2018

Trial Bisaura XL - 82K +5500m









Quina cursa, Quina cursa!!!! Espectacular !!!

Nunca antes había oído el nombre Bisaura... pero dudo que jamás se me olvide...
Durante meses he tenido encima de mi mesa del despacho el perfil de esta cursa, y sólo verlo me entraban retortijones de barriga... 5500 metros de desnivel positivo en tan solo 82 kms.
Nunca antes había hecho tantos metros de desnivel, y nunca antes había hecho tantas subidas en una sola jornada. Hasta el último momento he pensado en cambiar la cursa por la "L", de 'tan sólo' 52km. 

(Evidentemente, a mi mujer le juré y le rejuré que iba a hacer la cursa "L"....

Pero sin duda acerté.... la razón de ser de esta animalada está sin lugar a dudas en la XL.
Habiendo pasado por les escletxes de l'euga, la belleza tan exagerada de la naturaleza, era difícil no hacerse creyente allí mismo y agradecer a Dios de rodillos por habernos permitido disfrutar de un paisaje tan singular. Cuesta creer que el 99,9 % de los catalanes ni sabe que existe, y por suerte es así, evitando que acabe como un Congost de Montrebei.  

Bien, vamos a la cursa.
Hace algunos años me dieron un folleto de la cursa, y viendo el perfil lo tiré enseguida a la basura.
Pero hace 4 meses leí el post de David Blogmaldito, el referente crítico de las cursas, y si él dio un 11 a esta cursa, era imposible que no fuera una cursa excepcional.
Me iba empapando del buen rollo de la página de Facebook de este grupo tan cachondo que forman los organizadores, unas bestias, y a la medida que iban publicando sus salvajadas, aumentaban las ganas de pasar por estos rincones (como también el miedo).
Escogido como mejor cursa de montaña los años 2016 y 2017.

Y así llegamos el sábado por la noche a Sant Quirze de Besora, capital de la subcomarca Bisaura, donde ya se notaba que el pueblo entero se enorgullecía de su joya.

Un sopar de germanor con unos 60 compañeros de fatiga y nos vamos explicando nuestros miedos y batallitas:





Llego a las 22:15 al hotel La Trobada de Ripoll, para meterme en la cama a las 23:45 y a las 04:30 ya estoy desayunando en mi habitación de 14m2. 

Vestido con la camiseta y el Buff de Fondistes Sant Feliu, y en la mochila S-LAB 5L una camiseta de manga larga, chubasquero, calcetines, tobilleras y pilas (todo sin utilizar) y un cargador USB y frontal, me pongo en el cajón de salida sobre las 05:40 y me saludo Ramón, nuestro mejor proveedor de la faena. Ostras, qué sorpresa! Tú también por aquí!
Foto de rigor, y a las 06:00 una salida como no he visto nunca.
Primero els dimonis fent un correfoc y después unos fuegos artificiales con traca final que nos dejaron un pasillo de 200 metros lleno de humo. Sinceramente espectacular. 

No me sabía ni mal este ruido a las 6 de la mañana, porque todo el pueblo entero parecía estar allí mismo, animando y de voluntario... Un pueblo totalment volcado con su cursa.

  




Y empezaba el crono....

Salimos los 134 inscritos de la XL!
Los primeros kilómetros suaves, en la oscuridad, pero ya por zonas muy bonitas, por sotabosc, muy húmedo, y con un suelo muy blando, ideal para coger el ritmo.
Me pongo entre los últimos, que la carrera es muy larga, y el miedo muy superior a las ganas de ganar unos minutillos.  
7 kms de pequeñas subidas y bajadas hasta la Farga de Bebié (51'), primer avituallamiento, y 4.5 kms de subida más tarde llegamos al Avituallamiento Bar Beví.

Nosotros ya enfangados de barro, y cuál fue la sorpresa en este avituallamiento, cuando los 'camareros' nos recibieron, perfectamente vestidos con 'smoking' y mocasines, con la bebida típica de Sant Quirze de Besora... Ratafia.
Era un bar de lo más completo, con todas las bebidas alcohólicas por escoger!!
Pensé en voz alta, "Collons, fins i tot una ampolla de Cava" y directamente se ofrecieron a abrir la botella... Les frené a tiempo y probé un sorbito de Ratafia, pero con 70 kms aun por delante, lo más prudente era llenar los bidones con agua y isotónica y seguir para adelante.



Subimos un poco más, una larga bajada, y ya se hace de día. 
La próxima subida al Cau, justo antes del siguiente avituallamiento del Castell de Llaers ya nos iniciamos en las primeras técnicas de subidas con cuerdas (los organizadores han sido duros con nosotros, pero no inclementes..).  






Durante estos primeros 16,5 kms he ido más o menos junto con Ramón y en 2h36 llegamos al primer Tall de temps. Nos daban 4h así que vamos sobrados. Guardamos el frontal y comemos un poco en este paraje poco habitual para un avituallamiento. Pasamos por la alfombra "Livetrail" y me reconforta saber que mis amigos y familia sepan que va todo correctamente.
Con 8 puntos intermedios era fácil hacerse una idea de como iba.

Nada más salir, más subidas, y más cuerdas y más cuerdas. Al ser uno de los muy pocos que iban sin palos (trampas las justas!) me molestaba un poco que cada dos por tres los demás tenían que guardar los palos antes de poder cogerse a la cuerda, y decidí adelantar al grupito de 7 y hacer mi propia cursa. A veces daba ganas de tomárselo con más calma, que la zona era bonita, bonita.




  


Una bajada sin dificultad al Bauma Teixidor, y nada más llegar (3h30) llega como una bala un extraterrestre que está haciendo la cursa L... habiendo salido 1h30 después de nosotros!!! Brutal.
Como si estuviera haciendo una mitja.

Yo a lo mío, en la larga subida al Castell de Milany, con una última parte bastante dura, campo a través, después 500 metros de bajada y a continuación una subida aparentemente pequeña al Pla de Xicoi, pero que era quizás la más dura de la cursa después de la del Bellmunt. Bajamos y ya estamos en Vidrà, en el primer avituallamiento completo, con bocadillos, arroz, pasta, caldo..
Km 34,5 y  6h17 de carrera, y me encuentro fenomenal. Fresco es mucho decir, pero sí... fresco!
Aquí la cursa "L" recorta directamente hacia la zona de Bellmunt, y nosotros seguiríamos adelante para hacer primero 4 grandes subidas antes de llegar al mismo sitio.
(Hasta aquí me han adelantado 22 corredores de la L, la última de ellos la primera mujer).

En todo el recorrido pasaríamos por 16 avituallamientos, 16!! y todos más que completos.
Por este motivo, a pesar de los más de 8.000 KCal que gasté en la cursa, no perdí ni un gramo.
Creo que solamente en chuches ya me zampé 2 bolsas enteras.
Me como un plato de arroz y de pasta, y saco el móvil para saber como voy en la cursa.

Me emociono al ver los ánimos que me dan la familia, Piernas, los Fondistes Sant Feliu, y sobretodo el gran seguimiento que me hacen los amigos del grupo JB (y) de Corredors.cat.
Así me entero que voy en la posición 70... mejor de lo esperado, teniendo en cuenta los 134 que hemos salido esta mañana.



Salgo del avituallamiento tras 14' (el tiempo vuela) y nos metemos en la zona exclusivamente XL, y comienza el espectáculo.

600 metros de subida a Santa Margarida, interminable, y una bajada de 400 metros, donde -como siempre- voy perdiendo valiosas posiciones. Pasamos por Collfred, "base de vida", donde podías dejar la bolsa con ropa limpio, etc.., pero yo en cursa no me cambio nunca los calcetines (por suerte mis pies no se suelen quejar), y sigo solo para adelante.

Es aquí donde llegamos a los impresionantes paisajes de les Escletxes de l'Euga.
Son las 17h de la tarde, pero parece de noche.



Al final la zona de salida de les escletxes era tan estrecha que si no fuera por el buen hombre (del Control) que estaba allí, no habríamos salido nunca... que requería una muy buena técnica!!

La hora que me pasaba por estos parajes tan singulares estaba yo del todo solo, pero en la siguiente bajada por una riera lleno de piedras y agua y barro, no pude evitar ser adelantado por varios compañeros de fatiga antes de llegar a Sallent. 



Y tocaba otra subida de 500 metros de desnivel positivo sin descanso alguno al Puig Cubell. Una subida dura... pero mucho menos dura que la siguiente bajada. Una vez llegado a la estelada en la cima, había una pequeña escalera de madera y después una cuerda de unos 20 metros para poder bajar. 
No había forma de aguantarte con los pies, ya que el fango había dejado como un espejo la ladera de la montaña, y solo con la fuerza de los brazos teníamos que bajar por aquí, con bastante distancia entre nudo y nudo. Muy divertido para una tarde de Vía Ferrata, pero durísimo tras 11 horas de esfuerzo anterior.

Nunca he sido partidario de decir 11.000 metros de desnivel acumulado, cuando para mí lo importante es decir 5.500 metros de desnivel positivo, pero esta cursa me ha hecho cambiar de parecer.... era mucho más duro bajar que subir...

Bien, seguíamos bajando por zonas cada vez más verticales, donde decidí que aquí no iba a correr ningún riesgo de más. Ya me daba igual el tiempo... el objetivo era llegar, y de una pieza.

Más cuerdas, y todos los que había dejado atrás en la subida me adelantan sin piedad.


No contento con esto, los cachondos organizadores decidieron meternos con el cuerpo raso sobre el barro, la única forma de pasar por debajo de esta hendidura en la roca... para después pasar por la puerta de una casa en ruinas.


Y a las 17h30, tras 11 horas y media de carrera llego a Can Barraca, km 58, donde ya sé que llegar llegaré, como sea. La siguiente subida al Curull es por un bosque tan espeso que a pesar de la hora tan temprana, ya tenemos que poner el frontal. Nos sirve de bien poco, porque la niebla hace el efecto de poner las largas en el coche con niebla... que ves peor con luz que sin ella.

Aquí me junto con un tal Jordi, que ya nos habíamos visto varias veces en esta jornada y que curiosamente llevaba el número de dorsal anterior al mío. (Nada más interesante que leer una crónica con datos totalmente prescindibles...).

Llegamos al Curull, y tras una última incómoda bajada llegamos al Salt del Molí, un sitio realmente precioso, con una cascada grande, pero que debido a la oscuridad no ha quedado del todo bien en la foto.


Unos metros más y estamos en el control de Salgueda y sabemos que en menos de 3 kilómetros llegamos a la cima del Bellmunt.
Terrible, terrible: 
La organización ha hecho un trabajo impecable con las cintas para guiarnos hacia la cima de Bellmunt. No había ni 20 metros entre cinta y cinta, increíble, pero aun así la niebla se volvió tan tremendamente espesa que no había forma de ver donde pisamos. 
Había leído que la subida era muy aérea, pero era imposible ver nada. Y para agravar la situación, el camino de durísima subida se veía interrumpido por al menos 6 bajadas kamikazes donde ya perdí cualquier interés en ir por tiempo. Me adelantaron al menos 5 chicos, pero ya me daba igual.
El único que quedaba detrás (a cierta distancia) era el Jordi que cerca de la cima empezaba a vomitar de tal forma que pensaba que se había deshecho del hígado. Le grité un par de veces pero no contestaba, y decidí ir hacia adelante para una vez arriba avisar para que le buscaran.... 
Finalmente se recuperó y los dos juntos comenzamos con la penosa bajada del Bellmunt.

Por suerte, gran suerte, la bajada no era muy técnico, pero aun así fue un calvario con esta nula visibilidad. (Al llegar a la meta nos comentaron que poco después se prohibió la subida a los que aun no habían llegado al pie del Bellmunt (Salguera)).

Aquí el Jordi fue mi gran salvador, porque aunque él bajaba mucho mejor que yo (¿quién no?), hacía la bajada más lenta para que yo pudiera seguirlo, que si no, aun estaría dando vueltas por allí en el monte.

Una vez abajo ya habíamos salido de la niebla, pero ya no era cuestión de hacer hachazos. 
Decidimos hacer también los últimos 12 kms juntos y así llegamos, con una felicidad inmensa, sanos y salvos, a meta. 17 largas horas y 51 minutos!! Posición 66 de tan solo 85 Finishers. 

Nunca había pensado que mi cuerpo tan poco entrenado en la montaña podía hacer tantos kilómetros y tantos metros de desnivel... y me alegro que lo haya conseguido con tan solo unos rasguños.

Felicitar a esta organización "10" que ha hecho una cursa inolvidable, y por extensión a todas las personas de las pocas poblaciones del Bisaura: Los ánimos que daban los literalmente centenares de voluntarios y animadores eran de un valor incalculable. 

Se notaba que toda la subcomarca está orgullosísima de su cursa.
Larga vida al Trail (XL) de Bisaura!!!!

















domingo, 16 de septiembre de 2018

Resumen Carros y Desniveles etc...


4 datos más de Carros de Foc:

Finalmente, incluyendo la subida y bajada al Coll de Bassiero y la subida al Montardo, aun así no he llegado a los 6000 metros de desnivel positivo!!! Bastante regular, unos 2000 metros diarios.
Un total de 31 horas...

Y durante los tres días la última subida fue más bien penosa... por lo que no quiero ni pensar en hacer la travessa en 1 solo día.

De hecho, para poder hacerlo en 2 días, ya sería un esfuerzo titánico.
Tendría que ir un viernes por la noche a Espot para dormir allí, salir pronto el sábado para hacer de un tirón las 5 etapas de Mallafré a Amitges, Saboredo, Colomèrs, Restanca y Ventosa, para poder cenar antes de las19h. Unas 10÷11 horas a ritmo vivo.
El día siguiente, salir de Ventosa por el Contraix, y hacer los 4 refugios de Estany Llong, Colomina, JM Blanc y Mallafré.
Unas 14 horas a ritmo vivo.

Aunque Ricard me recomienda disfrutar un poco más de la zona... veo mucho más factible que la próxima vez lo haga así.

6 días yendo al CAP para las curas (aun tengo vendadas ambas piernas) dan para entrenar poco y leer mucho, y he vuelto a leer la fantástica crónica de Xavi Bomber donde explica en gran detalle su gran hazaña por los terrenos de Carros. En su quinto intento consiguió hacer Carros en menos de 24 horas el año 2014!!!!
Brutal!! 

Lo veo muy lejos todavía.

Pero viendo el perfil del próximo reto, el TRAIL BISAURA XL, 82km con 5500m D+, se observa que es incluso más exigente que hacer Carros en 1 solo día...

Voy a tener que pensar seriamente si finalmente la haré... o si cambio a la L, que con 52k y +3400m D+ tampoco es un paseo exactamente... sería lo más inteligente!!



viernes, 14 de septiembre de 2018

Carros de Foc 3 días (8-10.09.2018)




14 años pasaron desde la última vez que hice Carros de Foc, pero siempre se me ha quedado en la retina la belleza de este Parque Nacional.
La única foto que hice ese año fue esta, con algunos kilos de más, tanto en mi cuerpo como en la mochila (90 + 11,5). 


Tenía guardado los tiempos de paso de dicho año, y decidí que la mejor manera de hacer Carros en 3 días era salir de BCN antes de las 07:00, salir sobre las 10:30 del Parking Prat del Pierró de camino a Mallafré (tres cuartos de hora) y desde allí hacer la ruta en sentido anti horario y durmiendo en Colomèrs y en Estany Llong. Aprox. 6 + 10 + 11 horas.

Ya que este año la mochila era muy inferior de peso (5-6 kilos), tenía la idea de poder hacer la ruta notablemente más rápido que la última vez, y de esta forma aprovechar este tiempo sobrante para hacer cada día un par de picos (en vez de disfrutar del paisaje, comiendo al lado de un precioso lago, por ejemplo). 
Sé que debería vivir menos deprisa, y disfrutar más del momento, con más tranquilidad.. pero 
lamentablemente no soy capaz de vivir así... siempre temo perderme algo...



En fin, el primer día tocaba hacer las 3 horas y media de coche, recoger el Forfait en el Hotel Roya de Espot, aparcar en el parking y caminar rápido a Mallafre.
Todo salió perfecto, y a las 11h me ponen el primer sello, y comienzo la ruta.

No quería coger la ruta clásica al lado del Estany de St. Maurici, sino alejarme un poco del gentío y disfrutar lo máximo de la solitud. Y la verdad que se consigue, pues es alejarte 10 metros de las "rutas normales" y puedes estar durante horas y horas caminando sin ver un alma.


En poco menos de hora y media llego al refugio de Amitges y aprovecho para comer tranquilamente. Vamos a descansar un poco del largo viaje en coche y los primeros 10 kilómetros de hoy. Son las 12 y media y quedan todavía 6 horas largas antes de las 19h, la hora máxima para llegar al refugio (si no, no te dan de cenar).

Aquí tenía la brillante idea de seguir la ruta por un tramo alternativo, pasando por el Coll d'Amitges (en vez del Port de Ratera), y a pesar de mi brújula y la detallada explicación de la guía Alpina, no conseguí ver el camino de bajada tras el supuesto Coll d'Amitges. Ya había caminado 1h17 para llegar al Coll, totalmente solo, y entre las rocas estuve buscando durante más de media hora el sitio menos peligroso para bajar... Pero por más que buscara, no había forma de bajar estas paredes verticales al otro lado del coll. Empezaba a sentir vértigos, y notaba cómo mis piernas se paralizaban sólo pensar en bajar... Tomé la decisión más acertada. Olvidarme del tiempo perdido, y volver al refugio de Amitges y coger la ruta clásica.



Tres cuartos de hora más tarde llegué al refugio y vi con preocupación que ya eran las 15:30.
Ahora sí que me quedaban tan solo 3 horas y media para llegar a Colomèrs y según el Guarda tardaría al menos una hora más si iba caminando.... mierda!! Con la comida no se juegue.

Así que no quedó más remedio que acelerar un poco el ritmo, sin correr ni trotat, pero caminando rápido. Por suerto no hubo más contratiempos y aun me quedaban 20' para ducharme antes de la cena.

Las cenas no son de las más baratas (19€), pero al menos con 5 platos te permiten recuperar todas las calorías perdidas durante la larga jornada.

Hubo una mala experiencia a la hora de dormir, algo totalmente insólito:
A las 21:30, después de haber cargado el 100% mi Garmin, me quiero meter en la cama que tenía asignada, pero hay un francés en mi cama. Se pone furioso al verme, y le digo que este es mi sitio. Me dice que me vaya echando hostias, y que cierre la puerta. Le enseño la hoja donde queda claro que es mi sitio, y me lo arranca de la mano de muy mala leche, y cierre el puño a la vez de repetirme nuevamente -esta vez aun más amenazante- que me pierda y que cierra la puta puerta...
No tengo ganas de montar un numerito, y el Guarda me asigna otro sitio para dormir.

"Dormir" es decir mucha cosa, porque en una habitación de 12, y al menos 9 ronquidos diferentes... era incapaz de pegar ojo. Pero al menos descansaba físicamente en posición horizontal.




A las 6 salgo de la cama, no aguanto más estirado. Pero tengo que esperar hasta las 07:30, que es la (incomprensiblemente tardía) hora más pronto en qué nos sirven el desayuno.
Lo meto todo lo más rápidamente posible para dentro, y a las 07:50 ya estoy saliendo del refugio.

Dejo Colomèrs y voy subiendo sin demasiadas fuerzas hacia el Port de Caldes (1h02) y después sigo al siguiente collado que me lleva media hora y desde donde ya se ve el Montardo y el collado de Oelhacrestada. Me hacen una bonita foto los primeros que vienen en dirección contraria.


Sin descansar subo en solitario a la cima del Montardo. Una subida bastante fácil, que en menos de 3/4 de hora me lleva a la cima de 2833m, con preciosas vistas hacia Restanca y Lac de Mar, y por el otro lado hacia el profundo valle de Arties con más de 1500m de desnivel.


Estoy 14' parado, aprovechando que por fin hay cobertura aquí arriba y así avisar a la familia que estoy bien... la verdad que ha sido prácticamente el único sitio donde he tenido cobertura.

Después una bajada rápida a Oelhacrestada y a Restanca, pasando por la extrema belleza del Estany del Cap del Pòrt, que lamentablemente con la contraluz no ha salido tan bonito en la foto:



Llego a Restanca, a las 11:30 y aprovecho para comer un poco antes de volver a subir durante más de una hora por exactamente el mismo sitio. Muy bonito, pero te da la impresión que tan solo has bajado para el sello....
Otra vez en Oelhacrestada, directamente al refugio de Ventosa i Calvell por un camino agradable.
Aquí me quedo un cuarto de hora para comer de nuevo, sabiendo que me quedan entre 4 y 5 horas de viaje. Sin duda la parte más dura del recorrido: el famoso Collet de Contraix con sus interminables y enormes piedras que agotan a cualquiera.

Voy completamente sólo, que no es extraño, porque aunque sea la ruta "normal" de Carros de Foc, salgo a las 2 de la tarde, y a buen ritmo llegaría poco antes de la hora de cenar.
En la foto las piedras no parecen tan grandes.. pero todos sabemos de qué estoy hablando. El Contraix se ha ganado la mala fama que se merece, y no dejo tampoco de pensar en Toni Nadal, el hombre del tiempo de TV3, que hace algunos años (también solo) murió cerca de aquí.


Una subida muy, muy ardua, con una última parte de tartera con piedras pequeñas tan sueltas que te hace pensar que bajar por aquí es del todo irresponsable. No quiero ni pensarlo!!

Una vez en el collado, veo que he tardado 2h19 minutos (con parada técnica incluida), muy lento. Así que me quedo lo justo en el collado para hacer un par de fotos y buscar el camino más seguro.
La bajada del Contraix da miedo, sobre todo estando solo, pero con cuidado bajo al estany Contraix y por fin adelanto a dos parejas!! No estoy solo!!
Otra vez piedras grandes para poder rodear el estany, y después nos alejamos del lago para un larguísimo camino de una hora y media hacia el Estany Llong, donde llego a las 18:20.

Justo a tiempo para una ducha fría porque la ducha caliente tiene una cola que no acabaría hasta las 21:30. Me meten en una mesa de 12 (todos catalanes), y nos explicamos nuestras batallitas hasta que a las 21:30 nos dicen que "tanquem llums". ¿Cómo? a las 21:30 cuando el desayuno es a las 07:00.. ¿quién duerme 9 horas hoy en día?.

Por suerte la noche pasa con mucha tranquilidad, e incluso consigo dormir de 23:00-04:37, por suerte contra la pared.





A las 07:31 salgo del refugio, y hoy con más fuerzas que los últimos días.
Aquí la gran, gran mayoría de la gente (casi todos?) cogen el camino clásico a través de la collada de Dellui, pero yo tenía la intención de coronar también el Subenuix (2949m), fácil de subir desde el Coll dels Gavatxos.

Así que, salgo nuevamente solo, empezando por un agradable paseo hacia el Estany Nere, y disfrutando del frescor matutino. Cuando llevo 45' caminando, veo una especie de animales que parecen a ciervos oscuros (help, Luigi!) cruzando a poca distancia, siempre precedido por unos bufidos muy característicos.


Pierdo mucho tiempo en encontrar el camino. Se agradecen los hitos, pero cuando están en una zona con tantas piedras.... es realmente difícil seguirlos. Pero finalmente llego al último estany dels Gavatxos, y ya se divisa claramente el collado. Quedan unos 100 metros de desnivel positivo, y me encuentro estupendo. Es una zona llena de rocas de tamaño considerable, pero de entrada no parece ser una zona muy complicada de pasar.

Voy pensando en mis cosas, hasta que de repente la piedra que hace el contacto con mi pie derecho desliza sobre la piedra por debajo de ella y sé que estoy cayendo. Hago un salto rápido al pie izquierdo, pero la piedra debajo de él también bascula, (hacia atrás) y en una fracción de segundo siento un mazazo tremendo contra la parte derecha de mi cabeza. Un dolor sin igual que después también lo noto en ambas piernas. 


Rápidamente me doy cuenta que mi cabeza se ha estampado con fuerza contra una piedra (plana, aparentemente) y mis piernas se arrastran un metro más alto contra las afiladas puntas de otras piedras. Me entra el pánico... que no quiero desmayarme aquí, que vete a saber cuándo vuelven a pasar otros excursionistas por aquí. Pienso en mi familia, que no tiene ni idea en qué collado me encuentro y noto como la adrenalina hace subir las pulsaciones a tope. Estoy medio hiperventilando, y sé que tengo que levantarme ya y seguir. Busco mis dos gafas entre las profundas piedras y hago los primeros pasos. Mareado y paralizado intento salir de aquí pero me quedo clavado. El miedo supera el dolor y sé que tengo que salir de aquí y YA...
Paso a paso voy superando el miedo, y cada vez más cerca del Coll dels Gavatxos.
Hago una foto de mis piernas y después de las vistas inmejorables desde allí hacia los 5 enormes lagos debajo mío. Me reconforta que al menos no ha sido del todo inútil el calvario, y sé que las imágenes perdurarán más que mi dolor...


Aun así, tengo una angustia en el cuerpo y sé que tengo que bajar cuanto antes... Desciendo con un cuidado extremo en esta aérea bajada, y tras 15 minutos por fin llego al Estany Morto..
Por fin puedo respirar con tranquilidad. Aqui, además, tras 3 horas, topo con los primeros excursionistas que cuando me ven con el brazo y las piernas ensangrentadas se asusten mucho. Decidí no limpiar la sangre para que coagulara y ya en casa limpiarme bien.

Ya en llano, vuelvo a disfrutar de la exagerada belleza del lugar:


Tras una hora llego al fin al refugio de Colomina y me meto en el lago para limpiar un poco las heridas. No obstante, el agua frío no hace mucho y decido seguir, antes de enfriarme.

Aun me quedaban 7 horas, así que no podía relajarme demasiado.
Una subida fácil, aunque lenta y fea, hacia la Collada de Saburó, que quedó compensado con las espectaculares vistas del refugio de Josep Maria Blanc, en medio del Estany Tort. Unas vistas sin igual, aunque nuevamente las fotos no han hecho justicia, probablemente por la contraluz.


Allí en JM Blanc me encuentro nuevamente con varios compañeros que también durmieron en el refugio Llong, y que también tenían que llegar al Parking de Sant Maurici. Charlamos un rato y será el único momento de contacto de todo el día.
Aunque me juré no hacer ninguna otra ruta alternativa, no pude evitar de empezar la última etapa dándole primero una vuelta al lago y luego enlazarme con la ruta estándar (deduje que después los adelantaría). Pero la ruta -marcada por hitos- era difícil de seguir, y claramente se alejaba de la ruta clásica y sin ver un alma me dirigía a un collado el cual suponía que era el Coll de la Valleta Seca.
No fue hasta ver en Strava el día siguiente que la ruta realmente sí me había llevado al Coll de Monestero... qué desastre. Tampoco ayudó la niebla que tapaba los picos y que por tanto no me dejaban orientarme!

Bien, una vez arriba, a 2715 metros, quedaba la última larguísima bajada al refugio de Mallafré. Todo rato pensando que estaba en el valle contiguo, pero siguiendo los hitos y estacas amarillas durante casi dos horas hasta llegar por fin al último refugio, Ernest Mallafré, y llenar mi Forfait con el décimo sello.



Una cerveza y una Coca-Cola, una charla con algunos excursionistas que se quedaban a dormir en el refugio, y después a ritmo vivo al coche, que me costó 36 minutos. Llego por fin al parking, a las 19:30, doce horas después de haber salido y a punto de hacerse de noche.

3 horas y cuarto en coche y a las 11 de la noche llego por fin a casa....


Ha sido un viaje memorable, y espero no tardar 14 años más para volver a intentarlo...
También espero que algún año sea capaz de poder sentarme tranquilamente, comiendo durante media hora un bocadillo al lado de un lago, y sentir la paz de la naturaleza... aunque me temo que hay cosas que no cambiarán nunca.



FIN.