lunes, 14 de enero de 2019

Mitja Sitges 2019



Gran mitja la de Sitges, con una organización muy buena (como siempre un poco caótico el tema dorsales y guardarropía) y un circuito que deja correr bastante bien, con un primer kilómetro y medio recto y ancho, por lo que no tuvimos ningún problema en mantener el ritmo desde el inicio.

Sabía que no estaba en mi mejor momento, pero en Nassos tampoco lo estaba y hubo un pequeño milagro. Por tanto, mi ingenuidad me hizo querer salir a 1h28, cuando un sub 1h30 habría sido ya más de lo que me merecía este domingo.

Llevo ya algunas semanas maltratando mi cuerpo, con una ansiedad que pensaba haber aparcado hacía años, comiendo sin ganas y bebiendo sin ganas (sin sobrepasar los límites, por suerte), y por tanto no era extraña despertarme el domingo con un peso de 80,3 kgr.
Un mes antes la báscula me marcaba 76,3 kg... mi peso más o menos correcto.
(mi MMP en 10K era en diciembre 2011 con 72÷73 kgr).

Tampoco ayudó la gran Paella en casa de mi cuñado por su cumpleaños, con vino blanco, tinto, cava, licor de hierbas, whisky... cuñadismo en estado puro. 
Aun así, pude dormir bien, y no parecía tener secuelas cuando llegué a Sitges sobre las 08:30, después de disfrutar de un amanecer de ensueño cuando pasaba en coche por las curvas del Garraf. Una mañana preciosa, con una temperatura fresca, pero ni mucho menos el fría que todos nos temíamos, y un sol que poco a poco iba caldeando el ambiente.

Y así pasé con unos amigos correcats, hablando y disfrutando, los primeros 3 kilómetros en 12:30, ritmo 4'10" = sub 1h27:55. Parecía fácil, pero ya en el km 4 tuve que bajar un poco el ritmo, siempre controlando el sub 1h30, pasando los 10.000 metros en 42:30.

Pero nada más empezar la segunda vuelta perdí todas las esperanzas de conseguirlo.
El grupo 1h30 me pasó como un cohete, y ya no quedaba nada más que aceptar la derrota y al menos acabar la cursa. 4'30-4'43-4'46-4'55.... un suplicio que acabó en 1h34:21.

Un tiempo pésimo que deja muchas dudas para la maratón de Tarragona (o quizás ninguna), pero repasando todos los entrenos y cursas de las últimas 10 semanas veo que así no anem bé:

* 24 entrenos/cursas = 2,4 sesiones a la semana.
* 432 kms = 43,2 kms a la semana.

Un castigo, por tanto, más que merecido!!

Però.... tornarem!!





  


miércoles, 2 de enero de 2019

17:30 - Resumen 2018


17:30.. No sé si esto es el gran secreto.


Pero nuevamente me ha sorprendido el gran rendimiento en la -para mí- mejor cursa de 10K.
A pesar de haber pasado un més de diciembre para olvidar (varios días de descanso obligatorio por la cintilla iliotibial, otra semana por una lesión en la espalda, una ingesta exagerada de comida en la semana anterior en Holanda, una carrera de 75k y alguna recaída ..), a pesar de todo, llega el día 31, tras haber hecho 15 horas de coche el día anterior... y temiendo un tiempo de 41' en Nassos...
sale un tiempo sorprendente de 38:36 (19:29+19:07).

Tan descentrado estaba el mismo día 31 que me olvidé por completo del xip groc, por lo que no salgo en las clasificaciones. No obstante, si hubiera salido, me habríais visto en el lugar 660 !!! 

No sé qué tiene esta cursa, pero con 4 corredores sub 29', 14 sub 30', 28 sub 31'...
una auténtica locura.

Por algún motivo, aquí bajo al menos un minuto respecto a otras cursas de la misma distancia.
Y la única diferencia real es la hora de salida...






Tras una semana en Holanda, vuelvo a poner la foto de la casa de mis padres.
Es la enésima vez, pero qué gusto vivir en este pueblo-ciudad en medio del bosque, por un precio bastante más económico que mi pisito aquí en Sant Feliu de Llobregat.

Aun mayor el placer de haber podido correr 4 veces por dichos bosques durante los 7 días de nuestra estancia. Difícil de superar, y totalmente necesario para mantener mínimamente el tipo (finalmente aumenté el peso con tan sólo 1,5 kilos, a pesar de los 70 kilómetros a buen ritmo).




Una gozada también ver como mi abuela con 90 años sigue su vida sin mayores complicaciones. 
Además, es bonito poder poner la tele y ver las noticias en el canal que sea (donde te informan sin más, sin descalificar a nadie, sin polémicas). Un descanso mental que me ha ido de fábula. 
(quizás tendría que haber hecho caso antes a los consejos de Ferran :-))


Una vez acabado el año 2018, he hecho un pequeño resumen y veo que tampoco no ha estado tan mal:

Un total de 2559 kilómetros corriendo + 88 kms caminado rápido haciendo Carros de Foc.
Las heridas todavía marcan y afean mis piernas, pero el dulce gusto de la hermosura de Aigüestortes también está marcado en mis retinas.

20 cursas con dorsal, entre ellos:

* 7 de 10.000 metros: 1 x sub 38' pero en bajada (DIR), 2 sub 39' y 4 veces sufriendo para bajar de los 40'.

* 3 medias, todos sufriendo para bajar de los 90', con una pésima mejor marca del año de 1:28:07.

* 3 maratones de asfalto en 3 meses, con 3 resultados inesperados, 3h10-3h05-3h03:21, MMP.

* 3 Maratones y Ultras de Montaña: Berga, Catllaràs y el brutal Bisaura XL que difícilmente olvidaré.
  
Al final, haciendo la vista atrás, no ha estado nada mal el año.
Una lástima la lesión que me impidió correr la maratón en València (pero sí disfrutar de un buen finde largo), pero me quedo con el fabuloso viaje a Escocia, numerosos puentes en la montaña y con amigos y familia...

Veremos cómo se presenta este año 2019, sin puente alguno.

Feliz 2019 a todos!!!






sábado, 8 de diciembre de 2018

Ultra-rabia



Con el mismo ímpetu en que (sobre todo antes) me encontraba de repente tirado en el sofá.. a las 7 de la mañana, un día laboral, sin bien bien saber cómo había acabado en dicha lamentable situación, ayer a las 9:30 me encontraba en Sant Celoni, sin haber ingerido nada de alcohol, pero con la misma espontaneidad. 

Había aparcado el coche a las 08:40 en Montcada, y un placentero viaje en tren me llevó en 37' a Sant Celoni, desde donde volvería corriendo al coche... supuestamente unos 60 kms.



La noche anterior me había llegado por WhatsApp el artículo del OK Diario y por algún motivo la gran injusticia hizo que me entró la rabio en un instante!

Según la noticia: 
La alcaldesa Ada Colau y la asociación separatista Corredors.cat han vetado la participación de la campeona irlandesa Sinead Kane en la carrera de maratón 24 hores ultrafons BCN, que se celebra el próximo día 15, porque es invidente.

Ya sé que no hay que hacer caso a las noticias falsas, y menos al OK Diario, y que quizás esta noticia es de las menos lesivas, pero a mi me molestó enormemente.

Como miembro de Corredors.cat sé que es una asociación que no se mete para nada en política, y además, la carrera de 24 horas del fin de semana que viene es totalmente solidaria: 
Aquest any el 100% de la recaptació es donarà a la Nexe Fundació, que treballa per millorar la qualitat de vida de les famílies i els infants i joves amb pluridiscapacitat

Todos los decenas de voluntarios trabajan totalmente gratis en esta gran fiesta del Ultra-fondo (Silver Label), cosa que evidentemente no se menciona en el artículo.
Gran parte de los ingresos vienen de los muchos equipos por relevos de hasta 24 corredores (1 hora cada uno) y todos ponemos 11 euros para la buena causa. El año pasado conseguimos 13.000 €.
Por este motivo los carriles del interior se utilizan para los relevos, y los 3 carriles exteriores para las 12/24 horas. 
Por seguridad han decidido que no pueden participar atletas ciegos con guía, porque con 150 participantes que hacen centenares de vueltas en 24 horas, los adelantamientos son continuos y ocupando 2 de los 3 carriles debido al guía podría ser un peligro. 

El "club separatista" lleva años ayudando a algún que otro corredor ciego en montones de carreras, medias y maratones por Europa. 
Vaya mierda de prensa....



Total, que el jueves por la noche estaba pacíficamente en mi sofá, y a las doce y media de la noche me vi preparando la mochila para sacar la rabia corriendo.
Tenía dos opciones: agredir a Inda o salir a correr, y como soy pacífico, a las 09:30 del viernes apretaba el crono de mi Forrerunner para iniciar la pequeña ultra.

Sabía que no iba a pasar por ninguna población, así que me llevé 3 litros de agua, 6 rebanadas de pan con embutido, 2 sobres de Recupation, 2 galletas y 2 plátanos.
El frontal no haría falta, porque los 60 kilómetros no me llevarías más de unas 7-8 horas (pensaba).

Pero ya el primer kilómetro me di cuenta que tendría que añadir algún tiempo más. Llevaba un kilómetro yendo al norte, y mi coche estaba al sur, sin ver una forma clara de cruzar la carretera nacional.
Finalmente la crucé como pude dirección sur, por una pista al lado de la autopista, y todo bien indicado por unos palos indicadores proseguí el camino hacia Vallgorguina.
Tardé una hora justa para los primeros 10 kilómetros, y ya había llegado a la intersección con la GR-92 (altitud 230m), la ruta que seguiría durante 55 kilómetros más hacia mi coche.


Sin ver un alma sigo el camino, y parece que la cintilla iliotibial que me dejó fuera de combate en la maratón de València no me está molestando demasiado! Buena señal.
Ahora el ritmo baja muchísimo, porque los 5 kms siguientes son de fuerte subida hacia el Santuario del Corredor (633m). Desde allí, el punto más alto de la ruta, empezamos una larga bajada, interrumpido varias veces por subidas pequeñas.
  

Van pasando los kilómetros y en ningún momento veo a nadie... hoy me lo tengo que apañar conmigo mismo.. y sobre todo no hacerme mal! 
La ruta, que discurre en gran parte por pistas anchas (curiosamente sin coches), es bastante insulsa y tan solo saco la cámara para hacer fotos de los contados monumentos interesantes.
La verdad que para hacerla corriendo puede tener su gracia, pero no me llevaría nunca a la familia para hacer una excursión por aquí, porque puedes pasar una hora sin ver nada de interés.

A pesar del buen ritmo, tardo justo 3 horas para llegar al km 25, y sé que me quedan aun 40 kilómetros. Tengo tan solo 5 horas más de luz, así que toca ir lo más deprisa posible.
Ir a 8 kms por hora parece cosa fácil, pero si tienes en cuenta hacer las subidas caminando rápido a 6 kms/hora y las bajadas a 10 kms/hora, la medida NO son 8 kms/hora, sino 7,5 km/hora.
Parece una tontería, pero lo más probable es que vaya a tardar al menos 5 horas y media más, pasando los últimos momentos a oscuras!! Cachis. ¿Por qué narices no me he llevado frontal?


Bueno, caña!!
He decidido de no parar en ningún momento (más que para asegurar que vaya por el buen camino) y voy comiendo de pie para no perder ningún minuto.
Todo va bien, hasta un fatídico punto donde todo se va al traste.

Hacía 500 metros que no veía ninguna señal, en una pista ancha, y de repente veo a la derecha marcas claras de GR. Deben de ser de la GR-92 que estoy siguiendo, que ya sería delito hacer un cruce de GR sin indicar cuál es cuál... 
Voy siguiendo las marcas (mucho más evidentes que las anteriores) y aunque sé que algo raro está pasando, no me paro porque no quiero reconocer mi error... hasta llegar al pueblo de Sta Agnès!
Llevo casi 36 kms y totalmente desmotivado. Ahora sí me paro 5 minutos para ver las opciones. No tengo ni idea qué pueblo es, pero no parece probable que tenga tren. Decido volver al punto donde me desvié y seguir la ruta. Hoy, en casa, veo que he seguido la GR 97.1... y me parece vergonzoso que no indican un cruce de GR. Al final vuelvo al mismo punto, pero con 11 kms más en las piernas y una hora y media perdida. Como mínimo una hora y media de oscuridad más!!


Sigo sin perder más tiempo, pasando por el dolmen monumental de la roca d'en Toni, y poco después la ermita de Sant Mateu, con unos campos con caballos y burros (sin ver ningún humano) y ya estoy en el Coll de de Font de Cera. Km 60...8 horas de camino y se cae la noche.

Preciosas vistas de las ciudades costeras y la capital con el rojizo del atardecer, que por suerte me dan para media hora más de claridad y así puedo seguir el camino sin gastar la luz del móvil.
Pero al final la oscuridad es tan grande que ya me es imposible seguir avanzando, y utilizo por primera vez la linterna del móvil. No me da para mucho, pero al menos consigo llegar al hospital de Can Ruti. Se me acaba la batería justo aquí, y después de un breve paso por un barrio de barracas, estoy en la Carretera BV-5011, la que va de Badalona a Montcada. Estoy en el km 68,5... y aunque no esté nada cómodo corriendo por una carretera con un arcén de medio metro (peraltado), es la única forma de poder llegar a destino. Los coches me pasan a una velocidad de miedo, y cada vez me pongo a la derecha casi abrazado a las rocas. Por suerte que han sido tan solo unos 20 coches.
6 kms y 40' más tarde llego por fin al pueblo de Montcada y medio kilómetro más tarde ya veo mi coche esperándome. 

En total han sido 75 kms y 10h14.
Se me ha quitado la rabia durante una buena época, aunque en mi casi es totalmente imprevisible!
 




domingo, 25 de noviembre de 2018

La agonía del sub-40' (Cursa Sansi Sant Feliu)

David 8 años


Fue acabar el tremendo Trail Bisaura, hacerme un buen masaje el martes siguiente, una semana de entrenos ultra-light, y volver a la carga. 

Sin demasiadas ganas, pero me quedaban 6 semanas para la maratón de València (la semana que viene) y no podía quedarme parado. Además, mis piernas se sentían sospechosamente ligeras después del Ultra-tute (solamente un poco de molestias en la cadera derecha) y la verdad que deseaba un poco de caña.

2 semanas de buenos entrenos, a buen ritmo, y me planteaba hacer la maratón sobre 3h06.
(totalmente descartado el sub 3h, mi idea era de acompañar al amigo Jordi Fernández en su quizás última oportunidad de hacer marca).

El jueves 8 de Noviembre, en un test de 5000m en las pistas de Cornellà, sin dorsal, me sorprendí con un increíble 18:32 para 7 minutos más tarde hacer otro 5000 solo en 19:58.
Parecía que el sub 40 en cualquier carrera de 10K estaba más que asegurado.

Además, desde la Mercè del 2010 mantengo la "sub 40-streak" de ya casi 50 cursas sub 40' sin interrupción. (la excepció cuando hacía de liebre a 42:30 y una cursa con 35º y humedad tremenda en 40:06... seamos flexibles :-)). 

Así que el domingo 11 empecé la cursa popular de Sant Vicenç dels Horts con la idea de bajar fácilmente de los 39 minutos. No obstante, el banqueta del día anterior por los 80 años del tío de mi mujer, y los 10 kms previos sin agua lo complicaban un poco. Además, un error hizo que este año el recorrido fue literalmente 400 metros largos (con un avituallamiento en el km 7,1) y por tanto tenía excusas de sobra para descartar estos 42:40... aunque de bien seguro no habría bajado de los mágicos 40' en ese circuito trencacames.
  


Después tocó una semana especialmente lluviosa -en la cual no me perdoné las 8 series de 1000m bajo un diluvio y con las pistas de Cornellà como un charco- y el domingo de la semana pasada por fin se celebró la cursa de mi pueblo, la Sansi 10K de Sant Feliu de Llobregat.
Una mitja marató habría sido más adecuada para la maratón, pero una carrera en tu pueblo con cursas infantiles... no puedes dejarla pasar.

Con el cosí Cèsar vimos correr primero los chiquillos, y el Kylian (11 años) se llevó el segundo premio en la categoría 11-13 años. Fue una serie con tan solo 7 corredores, pero fue una muy grata sorpresa. 

El David (8 años), corrió en otra serie con 20 compañeros de 8-10 años, y acabó octavo en 3:27, con una espectacular primera vuelta de 1:32 (ritmo 3'50")... que por supuesto no podía mantenir.


Y a las 11h tocaba la cursa grande. Dos vueltas desiguales por el pueblo y el polígono, con algo de desnivel pero no mucho, saliendo de la misma pista de atletismo.

Tenía la impresión de que iba a buen ritmo, solo, bastante delante del grupo sub 40', pero cuando vi el parcial después de los primeros 5 kilómetros (19:57) empezaban las dudas. Y más cuando en el km 7 el reducido grupo me adelantaba. Por suerte, en el km 8 me recuperé mentalmente, y pude hacer unos kilómetros rápidos para llegar en 39:40.

Contento por seguir con mi "racha" de 8 años, pero algo desmoralizado por el tremendo esfuerzo que me supone bajar de los 40'.... ¿me estoy haciendo mayor?


Y esta semana ha sido especialmente mala... inicialmente con un accidente pequeño que ha destrozado parte del coche (digamos un bordillazo brutal, por mi mala cabeza, que ha jodido la rueda y la dirección, sin consecuencias físicas) y luego por el dolor de mi pierna derecha que ha ido a más.
El jueves, sufriendo un poco, 5 buenas series de 2000m (7:39-29-27-18-28) para volver caminando cojo, ayer sábado 10 kms suaves cojeando, y hoy ni 100 metros.

Me duele la cadera (la Fascia lata, parece) y también parece que me haya pillado un nervio de la parte de arriba de la rodilla. 
No tengo mucha idea, pero según lo que veo en internet, es un típico caso del síndrome de la cintilla iliotibial. Como causa, según los vídeos de Youtube, una musculatura estabilizadora de la cadera muy débil (vamos, el glúteo totalmente olvidado). 
Así que, mal que me pese... tendré que hacer ejercicios del glúteo.

Es lo que pasa a los corredores (no atletas) que solamente quieren correr sin hacer absolutamente nada de ejercicios de fuerza... ni abdominales.
Bien merecido, por tanto, esta lesión.  Cachis!!!










domingo, 14 de octubre de 2018

Trial Bisaura XL - 82K +5500m









Quina cursa, Quina cursa!!!! Espectacular !!!

Nunca antes había oído el nombre Bisaura... pero dudo que jamás se me olvide...
Durante meses he tenido encima de mi mesa del despacho el perfil de esta cursa, y sólo verlo me entraban retortijones de barriga... 5500 metros de desnivel positivo en tan solo 82 kms.
Nunca antes había hecho tantos metros de desnivel, y nunca antes había hecho tantas subidas en una sola jornada. Hasta el último momento he pensado en cambiar la cursa por la "L", de 'tan sólo' 52km. 

(Evidentemente, a mi mujer le juré y le rejuré que iba a hacer la cursa "L"....

Pero sin duda acerté.... la razón de ser de esta animalada está sin lugar a dudas en la XL.
Habiendo pasado por les escletxes de l'euga, la belleza tan exagerada de la naturaleza, era difícil no hacerse creyente allí mismo y agradecer a Dios de rodillos por habernos permitido disfrutar de un paisaje tan singular. Cuesta creer que el 99,9 % de los catalanes ni sabe que existe, y por suerte es así, evitando que acabe como un Congost de Montrebei.  

Bien, vamos a la cursa.
Hace algunos años me dieron un folleto de la cursa, y viendo el perfil lo tiré enseguida a la basura.
Pero hace 4 meses leí el post de David Blogmaldito, el referente crítico de las cursas, y si él dio un 11 a esta cursa, era imposible que no fuera una cursa excepcional.
Me iba empapando del buen rollo de la página de Facebook de este grupo tan cachondo que forman los organizadores, unas bestias, y a la medida que iban publicando sus salvajadas, aumentaban las ganas de pasar por estos rincones (como también el miedo).
Escogido como mejor cursa de montaña los años 2016 y 2017.

Y así llegamos el sábado por la noche a Sant Quirze de Besora, capital de la subcomarca Bisaura, donde ya se notaba que el pueblo entero se enorgullecía de su joya.

Un sopar de germanor con unos 60 compañeros de fatiga y nos vamos explicando nuestros miedos y batallitas:





Llego a las 22:15 al hotel La Trobada de Ripoll, para meterme en la cama a las 23:45 y a las 04:30 ya estoy desayunando en mi habitación de 14m2. 

Vestido con la camiseta y el Buff de Fondistes Sant Feliu, y en la mochila S-LAB 5L una camiseta de manga larga, chubasquero, calcetines, tobilleras y pilas (todo sin utilizar) y un cargador USB y frontal, me pongo en el cajón de salida sobre las 05:40 y me saludo Ramón, nuestro mejor proveedor de la faena. Ostras, qué sorpresa! Tú también por aquí!
Foto de rigor, y a las 06:00 una salida como no he visto nunca.
Primero els dimonis fent un correfoc y después unos fuegos artificiales con traca final que nos dejaron un pasillo de 200 metros lleno de humo. Sinceramente espectacular. 

No me sabía ni mal este ruido a las 6 de la mañana, porque todo el pueblo entero parecía estar allí mismo, animando y de voluntario... Un pueblo totalment volcado con su cursa.

  




Y empezaba el crono....

Salimos los 134 inscritos de la XL!
Los primeros kilómetros suaves, en la oscuridad, pero ya por zonas muy bonitas, por sotabosc, muy húmedo, y con un suelo muy blando, ideal para coger el ritmo.
Me pongo entre los últimos, que la carrera es muy larga, y el miedo muy superior a las ganas de ganar unos minutillos.  
7 kms de pequeñas subidas y bajadas hasta la Farga de Bebié (51'), primer avituallamiento, y 4.5 kms de subida más tarde llegamos al Avituallamiento Bar Beví.

Nosotros ya enfangados de barro, y cuál fue la sorpresa en este avituallamiento, cuando los 'camareros' nos recibieron, perfectamente vestidos con 'smoking' y mocasines, con la bebida típica de Sant Quirze de Besora... Ratafia.
Era un bar de lo más completo, con todas las bebidas alcohólicas por escoger!!
Pensé en voz alta, "Collons, fins i tot una ampolla de Cava" y directamente se ofrecieron a abrir la botella... Les frené a tiempo y probé un sorbito de Ratafia, pero con 70 kms aun por delante, lo más prudente era llenar los bidones con agua y isotónica y seguir para adelante.



Subimos un poco más, una larga bajada, y ya se hace de día. 
La próxima subida al Cau, justo antes del siguiente avituallamiento del Castell de Llaers ya nos iniciamos en las primeras técnicas de subidas con cuerdas (los organizadores han sido duros con nosotros, pero no inclementes..).  






Durante estos primeros 16,5 kms he ido más o menos junto con Ramón y en 2h36 llegamos al primer Tall de temps. Nos daban 4h así que vamos sobrados. Guardamos el frontal y comemos un poco en este paraje poco habitual para un avituallamiento. Pasamos por la alfombra "Livetrail" y me reconforta saber que mis amigos y familia sepan que va todo correctamente.
Con 8 puntos intermedios era fácil hacerse una idea de como iba.

Nada más salir, más subidas, y más cuerdas y más cuerdas. Al ser uno de los muy pocos que iban sin palos (trampas las justas!) me molestaba un poco que cada dos por tres los demás tenían que guardar los palos antes de poder cogerse a la cuerda, y decidí adelantar al grupito de 7 y hacer mi propia cursa. A veces daba ganas de tomárselo con más calma, que la zona era bonita, bonita.




  


Una bajada sin dificultad al Bauma Teixidor, y nada más llegar (3h30) llega como una bala un extraterrestre que está haciendo la cursa L... habiendo salido 1h30 después de nosotros!!! Brutal.
Como si estuviera haciendo una mitja.

Yo a lo mío, en la larga subida al Castell de Milany, con una última parte bastante dura, campo a través, después 500 metros de bajada y a continuación una subida aparentemente pequeña al Pla de Xicoi, pero que era quizás la más dura de la cursa después de la del Bellmunt. Bajamos y ya estamos en Vidrà, en el primer avituallamiento completo, con bocadillos, arroz, pasta, caldo..
Km 34,5 y  6h17 de carrera, y me encuentro fenomenal. Fresco es mucho decir, pero sí... fresco!
Aquí la cursa "L" recorta directamente hacia la zona de Bellmunt, y nosotros seguiríamos adelante para hacer primero 4 grandes subidas antes de llegar al mismo sitio.
(Hasta aquí me han adelantado 22 corredores de la L, la última de ellos la primera mujer).

En todo el recorrido pasaríamos por 16 avituallamientos, 16!! y todos más que completos.
Por este motivo, a pesar de los más de 8.000 KCal que gasté en la cursa, no perdí ni un gramo.
Creo que solamente en chuches ya me zampé 2 bolsas enteras.
Me como un plato de arroz y de pasta, y saco el móvil para saber como voy en la cursa.

Me emociono al ver los ánimos que me dan la familia, Piernas, los Fondistes Sant Feliu, y sobretodo el gran seguimiento que me hacen los amigos del grupo JB (y) de Corredors.cat.
Así me entero que voy en la posición 70... mejor de lo esperado, teniendo en cuenta los 134 que hemos salido esta mañana.



Salgo del avituallamiento tras 14' (el tiempo vuela) y nos metemos en la zona exclusivamente XL, y comienza el espectáculo.

600 metros de subida a Santa Margarida, interminable, y una bajada de 400 metros, donde -como siempre- voy perdiendo valiosas posiciones. Pasamos por Collfred, "base de vida", donde podías dejar la bolsa con ropa limpio, etc.., pero yo en cursa no me cambio nunca los calcetines (por suerte mis pies no se suelen quejar), y sigo solo para adelante.

Es aquí donde llegamos a los impresionantes paisajes de les Escletxes de l'Euga.
Son las 17h de la tarde, pero parece de noche.



Al final la zona de salida de les escletxes era tan estrecha que si no fuera por el buen hombre (del Control) que estaba allí, no habríamos salido nunca... que requería una muy buena técnica!!

La hora que me pasaba por estos parajes tan singulares estaba yo del todo solo, pero en la siguiente bajada por una riera lleno de piedras y agua y barro, no pude evitar ser adelantado por varios compañeros de fatiga antes de llegar a Sallent. 



Y tocaba otra subida de 500 metros de desnivel positivo sin descanso alguno al Puig Cubell. Una subida dura... pero mucho menos dura que la siguiente bajada. Una vez llegado a la estelada en la cima, había una pequeña escalera de madera y después una cuerda de unos 20 metros para poder bajar. 
No había forma de aguantarte con los pies, ya que el fango había dejado como un espejo la ladera de la montaña, y solo con la fuerza de los brazos teníamos que bajar por aquí, con bastante distancia entre nudo y nudo. Muy divertido para una tarde de Vía Ferrata, pero durísimo tras 11 horas de esfuerzo anterior.

Nunca he sido partidario de decir 11.000 metros de desnivel acumulado, cuando para mí lo importante es decir 5.500 metros de desnivel positivo, pero esta cursa me ha hecho cambiar de parecer.... era mucho más duro bajar que subir...

Bien, seguíamos bajando por zonas cada vez más verticales, donde decidí que aquí no iba a correr ningún riesgo de más. Ya me daba igual el tiempo... el objetivo era llegar, y de una pieza.

Más cuerdas, y todos los que había dejado atrás en la subida me adelantan sin piedad.


No contento con esto, los cachondos organizadores decidieron meternos con el cuerpo raso sobre el barro, la única forma de pasar por debajo de esta hendidura en la roca... para después pasar por la puerta de una casa en ruinas.


Y a las 17h30, tras 11 horas y media de carrera llego a Can Barraca, km 58, donde ya sé que llegar llegaré, como sea. La siguiente subida al Curull es por un bosque tan espeso que a pesar de la hora tan temprana, ya tenemos que poner el frontal. Nos sirve de bien poco, porque la niebla hace el efecto de poner las largas en el coche con niebla... que ves peor con luz que sin ella.

Aquí me junto con un tal Jordi, que ya nos habíamos visto varias veces en esta jornada y que curiosamente llevaba el número de dorsal anterior al mío. (Nada más interesante que leer una crónica con datos totalmente prescindibles...).

Llegamos al Curull, y tras una última incómoda bajada llegamos al Salt del Molí, un sitio realmente precioso, con una cascada grande, pero que debido a la oscuridad no ha quedado del todo bien en la foto.


Unos metros más y estamos en el control de Salgueda y sabemos que en menos de 3 kilómetros llegamos a la cima del Bellmunt.
Terrible, terrible: 
La organización ha hecho un trabajo impecable con las cintas para guiarnos hacia la cima de Bellmunt. No había ni 20 metros entre cinta y cinta, increíble, pero aun así la niebla se volvió tan tremendamente espesa que no había forma de ver donde pisamos. 
Había leído que la subida era muy aérea, pero era imposible ver nada. Y para agravar la situación, el camino de durísima subida se veía interrumpido por al menos 6 bajadas kamikazes donde ya perdí cualquier interés en ir por tiempo. Me adelantaron al menos 5 chicos, pero ya me daba igual.
El único que quedaba detrás (a cierta distancia) era el Jordi que cerca de la cima empezaba a vomitar de tal forma que pensaba que se había deshecho del hígado. Le grité un par de veces pero no contestaba, y decidí ir hacia adelante para una vez arriba avisar para que le buscaran.... 
Finalmente se recuperó y los dos juntos comenzamos con la penosa bajada del Bellmunt.

Por suerte, gran suerte, la bajada no era muy técnico, pero aun así fue un calvario con esta nula visibilidad. (Al llegar a la meta nos comentaron que poco después se prohibió la subida a los que aun no habían llegado al pie del Bellmunt (Salguera)).

Aquí el Jordi fue mi gran salvador, porque aunque él bajaba mucho mejor que yo (¿quién no?), hacía la bajada más lenta para que yo pudiera seguirlo, que si no, aun estaría dando vueltas por allí en el monte.

Una vez abajo ya habíamos salido de la niebla, pero ya no era cuestión de hacer hachazos. 
Decidimos hacer también los últimos 12 kms juntos y así llegamos, con una felicidad inmensa, sanos y salvos, a meta. 17 largas horas y 51 minutos!! Posición 66 de tan solo 85 Finishers. 

Nunca había pensado que mi cuerpo tan poco entrenado en la montaña podía hacer tantos kilómetros y tantos metros de desnivel... y me alegro que lo haya conseguido con tan solo unos rasguños.

Felicitar a esta organización "10" que ha hecho una cursa inolvidable, y por extensión a todas las personas de las pocas poblaciones del Bisaura: Los ánimos que daban los literalmente centenares de voluntarios y animadores eran de un valor incalculable. 

Se notaba que toda la subcomarca está orgullosísima de su cursa.
Larga vida al Trail (XL) de Bisaura!!!!