jueves, 9 de junio de 2022

Pujada Bagà y más (Please, tributo a U2, Casa Rural l'Alzina)

 


No sé si tengo la mala suerte de tener siempre unos eventos justo antes de mis cursas, o si tengo la buena suerte de tener unos eventos más que recomendables que compensan mis nefastos éxitos deportivos....

Pues, el domingo 29 me tocaba hacer la Pujada de Bagà al Coll de Pall.
Yo estaba seguro que no iba a ser capaz de hacer 19 kms corriendo, subiendo 1300 metros por asfalto con un calor brutal. No obstante, varios amigos míos (que normalmente acaban muy detrás de mi) habían hecho esta cursa en menos de 2 horas, y por eso pensaba que quizás la magia de este sitio hacia que pasaban milagros....

Lo dicho, el sábado por la noche un excelente concierto de Tributo a U2 con el grupo "Please", por un precio ridículo de 15€/persona en mi pueblo y no solo es un gran cantante y nos amenizó la noche con un espectáculo difícil de olvidar, sino que encima era un trozo de pan, dejándose fotografiar con nosotros y charlando un rato con él. 

Pensaba que le iba a molestar venir con mi camiseta de Bruce Springsteen, pero al final me comentó que él sería el primero en buscar entradas para el concierto del Abril 2023!!


Una cena posterior con pocas cervezas, pero con la tontería se hacían las 01:30 antes de irme a dormir.

A las 6 me levanto, me ducho y voy a Bagà para ver a los amigos que salen una hora antes de las 09:00 para hacer la cursa con más tranquilidad.

Hago la única foto triunfante de la cursa, y charlo con unos amigos Correcats antes de la cursa. 


Somos tan solo 41 corredores que hacen los 19 kms por carretera, y 42 que hacen la milla vertical de Bagà al Puigllançada para bajar luego al Coll de Pal y juntarse con nosotros. A esta cantidad hay que descontar la docena de personas que no se presentó y la docena de personas que salieron una hora antes.

Total, que a las 09:00 tan solo salimos unas 60 personas.

Me pongo a 3/4, con 45 corredores delante y 15 detrás y salimos corriendo a ritmo controlado.

Tras 200m ya nos separamos la cursa de asfalto de la cursa de montaña y de repente veo como se me junta una bicicleta con la indicación "Último corredor". Miro atrás y me doy cuenta que efectivamente soy el último de los corredores de asfalto.

Los primeros 3 kilómetros son relativamente suaves y aprovecho para adelantar a 2 corredores, y un km després a 2 más, y al km 4 a 2 más...

Empieza a subir la pendiente y en el km 7 ya supera el 10%. Nadie camina pero con apenas un tercio de la cursa hecha veo que será imposible correr sin parar... así que tras 6,7 km tiro la toalla y empiezo a caminar. Me adelantan los dos hombres que había adelantado en el km 4, trotando a ritmo lento, y empieza el calvario. 

No sé si son los kilos de más, la falta de fuerza en las piernas, ser un nenaza... pero no puedo más.

Pierdo de visto a los 2 delante, pero por suerte los 4 de atrás tampoco están a la vista.

Voy alternando el caminar y correr, haciendo alguna foto de la zona guapísima en que nos encontramos, con el Pedraforca como joya al horizonte.


A partir del km 14 la pendiente vuelve a ser algo más normal, un 5÷6% y puedo correr 4 de los últimos 5 kms. Finalmente aguanto la posición y tras 2h21 llego por fin a meta en Coll de Pal.

Claramente mi cuerpo no es apto para este tipo de tortura y pienso con añoranza en mi buena época de mediofondista, cuando siempre tenía las piernas frescas y rápidas!

Por suerte montaron una fiesta bestial allí arriba y ¡qué bien entraba l'entrepà amb botifarra recién hecho. Delicioso! Tanto que no pude evitar pedir otro bocata de butifarra... quizás demasiado.

Justo después llegaron los amigos que hacían la Milla Vertical y juntos seguiríamos subiendo al Niu de l'Àliga. Aquí notaba que las piernas no tenían nada de fuerzas, y con diferencia era el más débil del grupo a la hora de subir los 450+100 metros de desnivel positivo.

Costó un huevo, acabando mi segunda butifarra mientras caminaba, pero en poco menos de una hora llegábamos a la cima.

Foto de rigor, y volver trotando los 1850 metros de desnivel negativo hacia Bagà. 


Tardamos casi 2 horas pero al final llegamos todos enteros al punto de salida.

El lunes un buen masaje de KIKO, sin final feliz, pero sí viendo las estrellas, y el viernes con "els cosins" a la Casa Rural de l'Alzina (a 5 kms de Ponts), con un tiempo perfecto... perfecto para disfrutar de la piscina... 


No tanto, no tan perfecto para correr los 3 días 13 kms con 200 metros de desnivel positivo por las zonas más secas de Catalunya, en la Segarra, a las 13h...

Pero luego el premio era comer y beber sin remordimientos hasta altas horas de la noche!

 


Y esta mañana una mañana con mucho estrés... llevando mi hijo a Sant Joan de Déu para la segunda sesión de vacunas contra la alergia, recortando 5 minutos por aquí y por allá y así llegar a la empresa a las 09:55... justo a tiempo para meterme en internet y conseguir las entradas del (probablemente) último concierto de The Boss, Bruce Springsteen antes de dejarlo.

Pista Trasera, pero al menos he conseguido entradas para el concierto del 28.04.2023 !!!

Los pequeños placeros de la vida cuando ya estás en tu segundo medio siglo (y quizás el último tercio de tu vida).

A darlo todo, que es lo que nos queda!!!!








miércoles, 18 de mayo de 2022

Marxa Romànica 60K


Una vez inscrito a la VDA, toca hacer algunas cursas de preparación, porque me quedaban 8 fines de semana, de los cuales 4 tengo comprometidos con la familia... 
Así que no quedaba más remedio que aprovechar al menos 3 fines de semanas para hacer alguna cursa o tirada larga por la montaña.

Para este domingo pasado encontré una marxa de 60kms, la Romànica, con un desnivel más bien suave (solamente unos 1600-1700 metros de desnivel positivos).

El sábado cumplo con el trámite de mirar el Eurovisión en familia, pero a las 0:00 me meto en la cama porque sé que a las 03:30 ya me tocará el despertador. Duermo de 0:30-2:30 dos horas, hasta despertarme cuando entra en la habitación la Mònica y ya no soy capaz de dormir más. Bien, al menos 2 horas bien dormidas... menos es nada.

Una buena ducha para sentirme persona de nuevo, y a las 04:00 en coche camino a Navàs.
2 minutos después, en la primera rotonda, ya me paran los Mossos de Esquadra (8 coches, nada menos).
"Bona nit"
"Bon dia"
"On va?"
"Cap a Navàs per una marxa"
"Ja, de marxa, oi?"
"Sí, però de córrer"
"Ja...Quants kilòmetres"
"60"
"Quin poble?"
"Navàs"
"De Navàs cap a on"
"Doncs, no sé... és circular"
"Vinga, continui"

¿Realmente hay gente que se viste de deportista para ir a o volver de una juerga?

A las 05:00 recogemos los dorsales y saludo a Xeix, y poco después nos transportan en Autocar 3 kms hacia el Mujal... Parece un poco absurdo hacer 3 kms en Autocar en vez de añadir esta distancia caminando, pero es allí cuando veo unos amigos de las Pistas de Cornellà (padres de unas campeonas nacionales de la Marxa Atlética).



Hablamos un buen rato, y sobre las 06:15, con 15 minutos de retraso, salimos por fin los aprox 120 participantes.

Empiezo trotando suave, entre 5'30"-6'00" y así pienso hacer todo el recorrido, intentando llegar sobre las 8 horas.
Los primeros 4 kms son de bastante subida, caminando por tanto, pero después hay un largo tramo de 5 kms de bajada bastante corrible, y aquí cada uno se va separando y ya me encuentro totalmente solo. Ya me va bien, ir haciendo kilómetros y disfrutar de los caminos.

Estoy más que contento porque la semana anterior había tenido una brutal torcedura de tobillo derecho que me había impedido correr ni caminar durante toda la semana. Y no solo me había recuperado del tobillo, también me había recuperado del tremendo dolor en los Aductores que la semana anterior no me dejaba correr los últimos kms de la Trail Olot-Puigsacalm.

En el km 11,5 por fin el primer control, pero aun hace fresco y tenía los bidones casi llenos. Unos frutos secos y a seguir. 
Unos 5 kms cómodos hacia la "Merola", el segundo avituallamiento, y es aquí cuando me junto con 4 corredores que hacían la Distancia de 48 kms. Se van para adelante y no vuelvo a ver más corredores de la distancia "Minor".

Pasamos por tramos preciosos de bosque al lado del río y seguimos haciendo kilómetros... nuevamente solo, con a veces unos personajes autóctonos.


Así pasan muchos kilómetros hasta llegar al km 30 en 3h34. Es aquí donde entran un montón de participantes de la marxa corta de aprox. 37 kms, y ahora sí es un sin parar de adelantar a los caminadores. Voy corriendo como puedo, pero en el km 34 empieza una larga y lenta subida de 300 metros de desnivel postivo. Sigo adelantando a los de la corta, cosa que me anima un poco, y así llego al quinto control, km 39 tras 4h55. 
Veo una barbarcoa y unas hamburguesas con queso y cebolla y no me puedo resistir. No quiero parar, así que tardo casi media hora en zamparme el "Big Mac de Carne de Vedella" mientras sigo corriendo.
Quedan 21 kms y tengo 3 horas para bajar de las 8 horas. Debe de ser posible, pero no puedo bajar el ritmo. No obstante, ahora las bajadas son muy técnicas y pierdo bastante tiempo. A pesar de la tobillera, empieza a molestar un poco el tobillo y tampoco es plan de hacerme daño ahora.

El tramo del km 39 al 47 es de bajada, pero aun así, al ser tan técnico, es el parcial más lento, 8 kms a ritmo 8:49 de ritmo medio, y ahora veo que será muy complicado bajar de las 8 horas.
También empieza a hacer muchísimo calor, y me estoy mareando un poco.

Una nueva sorpresa, dos chicas Fondistes de Sant Feliu que hacen la corta me ven y hablamos un ratito con una foto animada:


Esta parada corta y alegre me da nuevas energías para seguir corriendo, aunque ahora tras una maratón entera (5h23 quiero recordar... por lo que vale) las piernas ya no van nada frescas.

Y a partir de aquí la cursa es un calvario, tan solo pendiente del reloj que cada vez más me dice que me faltan algunos minutos para poder bajar de las 8 horas.
Pero no quiero dejar de luchar y de esta forma llego al km 59 y sé que tengo justo 7 minutos y 45 segundos... pero es justo aquí que hay una subida fuerte y decido darlo todo.
Pero una vez arriba, me equivoco de camino y giro a la izquierdo y en vez de la derecha y pierdo justo un minuto... Me quedan tan solo 400 metros, pero imposible de hacer en 1 minuto y me rindo, caminando cabizbajo hasta encontrarme con un chico que ha hecho un atajo de 5 minutos. 
Eso sí que no, me digo, y hago los últimos 200 metros corriendo para llegar tras 8h01 a la meta.

Un plato de pasta y una cerveza, y a las tres vuelvo a casa, medio dormido y equivocándome 3 veces y por fin llego a caso para ducharme y meterme en la cama a las 17h.

Pero tras una hora me despierta la Mònica... que nada de dormir!!!
Esa noche tocaba Concierto (pagado) en mi pueblo de dos grupos que no conocía "els MOOB" de teloneros (qué voz más impresionante!!) y después un tributo a la Música Disco de los años 70-80 del grupo Disco Little Hell, que alguna vez había visto también en la discoteca Luz de Gas...

Demasiadas cosas para un solo día, pero un finde más que aprovechado!

En dos semanas otro finde ajetreado con un Tributo a U2 y previsiblemente una buena ruta por el Montseny el sábado y el domingo la Pujada al Coll de Pal desde Bagà.. aun no sé si por asfalto o por la montaña... veremos!!










 

martes, 10 de mayo de 2022

Nuevo reto... (con pocas probabilidades de éxito)

Reconozco que últimament me cuesta mucho escribir (y sobre todo leerme), lo que causa que las entradas de este blog sean casi trimestrales. 

Agradezco a Blogeros como Ricard Masferrer y Piernas que sí siguen manteniendo el ritmo de los posts a pesar de la desmotivación por la pandemia. 

(Teniendo que soportar el enojo de mi hijo de 14 años que no pudo ir a las colonias del cole (3 días de esquí, en marzo, ya sin restricciones!!) por no estar vacunado.. y que encima tanto familia como "amigos" estuvieron conforme con esta segregación... la verdad es que a veces me siento un extraño en este mundo. Pero al ser de los pocos, supongo que el raro y el equivocado soy yo

 Pero bueno, no va de esto esta entrada! 

 Hace medio año me dije que no iba a volver a hacer ninguna Ultra de montaña hasta no bajar de nuevo de los 40 minutos. Las primeras cursas iban bastante lamentables, bajando a duras penas de los 43 minutos, y con los 85 kilos a cuestas parecía que no iba bajar nunca más de la barrera de los 4'/km. 

 De todas formas, volví a pistas, volví a hacer series, y sin darme cuenta ya salieron miles a 3'50" e incluso a 3'40". Aun sintiéndome lento, parecía que en breve podía bajar nuevamente de este límite "mínimo". Pero como siempre pasa... volví a tener una rotura fibrilar en el gemelo izquierdo, y otra vez vuelta a empezar. 

Para no estar parado, tocaban caminatas largas, y qué mejor que hacer una ruta de 23kms subiendo desde casa a las ermitas de Sant Antoni y Sant Ramón, caminando rápido y poco a poco trotando un poco. 

Y el día 11 de Abril tocaba lo inevitable. Una nueva Midlife Crisis al cumplir los 50 años (buff, no me siento viejo, pero me cuesta pronunciarlo...). 

Dos días después nos fuimos a Boltaña, al apartamento Mirador de Nabaín, y pudimos disfrutar 5 días de una de las zonas más bonitas de los Pirineos: Ordesa, Añisclo y Pineta.
La larga caminata a Fuenblanca (no libre de riesgos) valió la pena y nos dió unas de las vistas más espectaculares que uno puede encontrar.
Y es entonces que me doy cuenta que aquí en la ciudad no tengo nunca ganas ni fuerzas para nada, pero allí en plena montaña parece que las fuerzas sean ilimitadas. Una sensación sobrenatural e insuperable!

Me puse a releer todas mis agendas de los últimos 25 años para registrar ordenadamente todas las excursiones que habíamos hecho durante este cuarto de siglo y me topé con la única DNF de todas las cursas: 

La VDA del Valle d'Aran. 100 millas y más de 10.000 metros de desnivel positivos, y más de 10.000 metros de desnivel negativos (vale la pena remarcar también los terribles metros negativos). 

Pensaba inscribirme para la edición del año 2023, pero luego me di cuenta que exigían haber hecho mínimo cursa de más de 100 kilómetros el año anterior para poder inscribirte. Así que decidí que éste era mi año, que ésta era mi última oportunidad. Aprovechando los 107 kms de la misma Ultra VDA del año pasado pude inscribirme para la edición de este año 2022.



Evidentemente, tocaba cambiar drásticamente mi objetivo, y cambiar mis entrenos.
El martes pasado hice las últimas series de 1000 metros a buen ritmo, y el jueves quise saludar a mis compañeros de pistas de Cornellà y hacer 3 o 4 series de 4000 o 3000 a ritmo lento, pero ya me lesioné durante el calentamiento... ¡¡cachis!! Un repentino dolor en la ingle (o eran los aductores) de la pierna izquierda, y vuelto a quedar parado.

Todavía medio tocado, el domingo me tocaba ser el corredor "Escombra" en la Trail Olot-Puigsacalm (muy recomendable esta Trail, magnífica zona!!), pero debido al cambio de fecha (en marzo hubo tanta agua que era totalmente impracticable hacer la cursa, y ahora se juntaba con p.e. la maratón de Barcelona) éramos 4 gatos y el nivel medio era realmente alto. 
Pensaba que iba a caminar durante 7 horas para cerrar esta cursa de 33 kilómetros, pero el más lento tardó poco más de 5 horas y tuve que correr bastante para poder mantener el ritmo de este último lo que ha agravado bastante el dolor en los aductores!! Además, una torcedura brutal del tobillo derecho a falta de 9 kilómetros me está dejando KO y con muchas dudas de poder siquiera salir en la marxa Romànica de Sallent de 60 kilómetros este domingo.

Pero bueno... quedan días aún, y hacer 162 kilómetros por terrenos imposibles es más bien un reto mental que físico, así que no pierdo la esperanza y espero con tanta ilusión como miedo el viernes día 8 de Julio para poder salir en una nueva Ultra.... Y esperando poder terminar, para poder cerrar este capítulo y poder dedicarme a las cursas más cortas, que desde luego son los que mejor se me dan. Y teniendo 50 tacos, siempre hay la posibilidad de pillar alguna medalla por edad...  
(El narcisismo continúa, o quizás se agudiza con los años. Pero, ¿quien no quiere tener objetivos alcanzables en su franja de edad?... o mejor aún, tener 55 años y conseguir -Ferran de Torres Burgos- el récord catalán de los 10.000 metros en su franja de edad. Impresionante!!!).

Lo que sí tengo claro es tener una cama reservada para mí para cuando termine mi aventura en el Val d'Aran, para que no vuelva a pasar la lamentable vuelta del año pasado, casi matándome (y a otros) en la vuelta a casa....

Quedan días aun!! 




sábado, 8 de enero de 2022

Repaso año atlético 2021 (pésimo🙄 )



Repasando ahora el año atlético 2021, me he dado cuenta que ha sido incluso peor de lo que pensaba.

Me ha costado unas cuantas horas esquematizar los entrenos en diversas hojas Excel, y así he averiguado que ha sido un año para olvidar. 

Empecé los primeros 10 días con dolor de rodilla, haciendo caminatas largas por la montaña hasta la rotura fibrilar de la cintilla el mes de febrero. A finales del mismo mes un tirón fuerte en el ísquio y a mitad de marzo cojo por unos dolores en el gemelo izquierdo.

Así me fue la única cursa de la primera mitad del año 2021, la retrasada Ultra Montseny (anulado el 2020), donde ya tuve un tirón en el km 1 y tuve que sufrir 77 kms más para llegar a meta. Por suerte pude correr a 6'/km sin demasiado dolor y caminando más que correr llegué tras 14h34 a Viladrau.

Más caminadas en abril, un mes de mayo fuera debido a la covid y al volver en junio primero me tuerzo 3 veces el tobillo en una ruta de 50 kms por el Montseny y después una rotura del sóleo derecho.

Así no me quedó más remedio que hacer la VDA de 100 millas caminando, sin correr ni un metro. Tampoco habría sido capaz de correr demasiado, puesto que el recorrido era nada apto para correr, y mi condición física bajo mínimos. Me rendí después de 111 kilómetros y 28 horas y de recuerdo me dejaron con 1 semana de cagarrinas... yo y gran parte de los participantes.

En agosto quería volver a empezar pero un repentino y fuerte dolor en el tendón de Aquiles del pie izquierdo me dejó KO durante 2 meses. Tras un mes de agosto de descanso casi total decidí en septiembre de al menos CAMINAR mucho para no hacer nada. 

En 3 semanas hice 172 kms caminando por el río, con una última sesión de 34 kms desde casa hacia la playa del Prat y volver, a ritme 7'37"/7'57".

Refugi JM Blanc desde Espot - Pont 12 d'Octubre

Mientras tanto, el fisio Victor "Barceruel" me dio dos sesiones con varias punciones secas y pasando la máquina INDIBA y poco a poco me quitó el dolor en el tendón de Aquiles.

Como siempre tras una larga lesión, te miras las plantillas, y tras ver que llevaban ya 3 años y estaban más que fundidas, tocaba cambiarlas y tuve la suerte que el podólogo Florenciano me cogió rápido.

El 7 de septiembre apunté a Kylian & David al club de Atletisme de Sant Just (entrenan en Sant Feliu) y desde el 19 de octubre les acompaño los martes para así hacer unas series yo solo en el primer carril (nunca hay nadie más entrenando). 

Argamisilla de Alba - Cuidad Real  Pont Puríssima


Además, desde el 21 de octubre he vuelto a la pista de Cornellà para hacer series con los amigos de "JB", los que entrenamos bajo el Mister Jordi Ballesteros.

El 1 de diciembre decidí volver definitivamente con el Mister y de esta forma intentar nuevamente correr los 10K en menos de 40 minutos.

De momento sin demasiado éxito. Aún sin tener problemas para hacer las series de 1000m sub 3:50, las dos cursas de 10K han sido más bien penosas:

* 14.11.21 - 10K Vicentina en 43:01
* 19.12.21 - 10K Barri Sagrera en 41:40 pero era corta por obras. Habría sido ~42:50.

En ambas cursas tirando la toalla en el km 6, incluso pensando en abandonar... queda un largo camino...

Con 84,5 kg me sobran 6 kilos para estar en mi peso (y 10 kilos para estar en plena forma... pero tampoco es necesario), y en eso estamos.

De momento empezando el 2022 sin lesiones, así que pinta que va a ser mejor este año, cosa tampoco muy difícil.

Feliz 2022 para todos!!


Con 93 años, está como una rosa!!



En todo el año he hecho tan solo 1529 kms, la mayoria en las 2 Ultras y 10 tiradas largas por la montaña. Será fácil superar esto este 2022.








sábado, 2 de octubre de 2021

Tocado y hundido

 


Hace ya casi 3 meses desde la última cursa, la UTMB Val d'Aran (que tuve que hacer caminando debido a una lesión al gemelo), y la verdad es que después ha habido pocas alegrías atléticas.

Una molestia al tendón de Aquiles que en julio ha ido de más a más y que me tiene ya 2 meses sin correr. Voy haciendo caminatas para cansarme mínimamente, tiradas más o menos largas de 14 á 21 kms, pero ni de lejos te acerca a la maravillosa sensación que uno siente después de una buena carrera.

Quizás esto sea el motivo de que ahora mismo me cueste tanto encontrar el placer en esta vida tan insulsa que vivimos desde que en marzo 2020 la humanidad dejó de vivir ni dejara de vivir a los demás.

Y por supuesto que no doy pena a nadie, que han sido 2 semanas de fábula en la Toscana en una casa con un jardín de una hectárea y con una piscina para nosotros solos en Vinci, el pueblo de Leonardo da Vinci (y todo esto por 1176 €... un chollo!)


Una maravillosa estancia en la Toscana, tranquilidad a tope, y unas visitas culturales como en pocos otros sitios.

Florencia, sin duda, es una pasada para cualquier amante de la cultura.


Pero claro, para poder disfrutar de todas estas obras de arte no me quedaba más remedio que meter por las fosas nasales un palillo cada 48 horas (pagando 20-25€, of course).

Cosa que me había negado rotundamente si no fuera porque ya habíamos pagado la estancia un año atrás. Y ¡qué triste ver en Siena a una familia haciendo más de una hora de cola para luego ser apartada por no disponer del Green Pass!
Como también una familia italiana que había pagado 128€ para subir a la torre de Pisa, y ser rechazada por no disponer de semejante prueba discriminatoria.... y lo peor... saliendo sin apenas hacer ruido.

Estoy seguro que el pollo que habría montado yo habría sido monumental, y desde luego no habría entrado nadie más en el recinto antes de que me sacaran los Carabinieri....

Pero no, el pueblo se ha hecho tan sumiso que ahora acepta cualquier injusticia como si nada.

Aun habiendo pasado la enfermedad, al haber sido por Test de Antígenos, no tenía ninguna validez. Al menos a la Mònica y al Kylian & David sí le habían hecho un PCR Positivo y sí podían pasar sin más...

Hoy,  día 1 de Octubre, es un buen ejemplo de la injusticia del poder..

Y te pueden caer años de cárcel simplemente por estar encima de un coche o por fomentar un referéndum y la gente ya encontrará una forma de justificar semejante atrocidad.


Quedé tocado hace 18 meses y medio, con el primer confinamiento que no nos dejaba ni salir para correr ni para comprar cosas "no imprescindibles" según los estándares de nuestros gobernantes. ¿Quienes son ellos para decir lo que es importante para mi?

Y la cosa ha ido a más, y a más, y a más, y la gente ya ha dejado de pensar por si mismo.

Una cosa es la falacia del estado y de los gobernantes (catalanes incluidos) y por supuesto de los siempre imparciales virólogos y la "libre prensa" de que mis hijos de 11 y 14 años se tienen que vacunar para proteger a los abuelos, o para que más negocios puedan abrir... (¿será que los no vacunados son los que ponen restricciones absurdas?). 

Pero muchísimo peor es leer en el forum de p.e. Corredors.cat que mis propios "amigos" celebran que los no vacunados no pueden correr con ellos en la maratón y la media maratón de Barcelona, como tampoco de la Ultra Pirineu que empieza de aquí 5 horas y pico... Así se sienten mucho más seguros..
(No comments!)

Llevamos dos meses haciendo lo que nos da la gana, sin distancias ni mascarillas, con botellones diarios (no lo digo yo, sino lo critica la genta "supuestamente responsable") y los contagios mientras tanto están cayendo en picado... 40.000 personas en la plaza España el día de la Mercè, pero NO... no es responsable correr la maratón de Barcelona si no eres vacunado.
Ni para los que, como yo, tienen muchísima más protección que los vacunados al haber pasado ya por la enfermedad... (hay que joderse adonde llega la ignorancia

En una era en que no podemos ni dar el Óscar a la mejor actriz porque podría herir a las personas que no se sienten ni hombre ni mujer... en esta era que cualquier tipo de discriminación parece ser penado por ley, resulta que podemos discriminar sin ningún reparo a los que por algún motivo han decidido no vacunarse.... 

Estoy muy, muy triste, y viendo que aquí en Sant Feliu todavía la mitad (al menos) de la gente va por la calle -al aire libre- tapada con la tan higiénica mascarilla... tengo poca fe en el futuro de la humanidad.

Países donde ya no dejan ni trabajar si no estás vacunado... y encima la gente lo aplaude.

Youtube que elimina cualquier contenido que alegue (entre otras cosas) que las vacunas "no reducen la transmisión"... ¿en qué mundo hemos acabado? ¿Dónde está la libertad?

¿Realmente queremos vivir así? ¿En una dictadura?... Mi no entender!

Y incluso ahora, después de haber visto en Israel, Inglaterra y otros territorios que ser vacunado no es ni mucho menos una garantía de no enfermar... y mucho menos de no contagiar... parece que la gente no quiere ni saberlo.

Bueno... lo dejo.

Toda la vida me he acostado tarde, y siempre he dormido como un niño, tardando ni 5 minutos en quedarme muerto... pero llevo ya varias semanas sin conciliar el sueño.
Trabajo sin ganas, veo la tele sin ganas, vivo sin ganas. Una mierda, digamos.

Supongo que eso es la tan deseada nueva normalidad... 


Bueno...espero que lo vea todo más positivo el día que pueda hacer mi primera cursa.. aunque sea alguna cursa de algún pueblo perdido donde no exigen más que las ganas de participar.

Tornarem!!


Ni oblit, ni perdó!!








 




   




martes, 13 de julio de 2021

VDA Val d'Aran by UTMB - 165K - DNF



Todo empezó hace 2 años: 
El sábado 5 de octubre del año 1 antes de Pandemia, acabé la UltraPirineu de 96K en menos de 18 horas y sintiéndome invencible me apunté a la Ultra Trail de 100 millas de la Val d'Aran, la primera franquicia de UTMB en Europa.
Si para muchos era la manera más "fácil" de conseguir los 'stones' para poder participar en la UTMB de Chamonix (acabando la cursa, da vía directa a participar el año siguiente en la auténtica UTMB), para mi era básicamente el objetivo final. 162 kilómetros en un sitio tan privilegiado como la Val d'Aran.

Pero lo que empezó como un reto que afrontaba con mucha ilusión, pronto se acabó convirtiendo en la bestia negra que hipotecaba todas las demás cursas.

Sabía que necesitaba hacer varias ultras largas, pero cada vez el rendimiento era peor:
Transgavarres un desastre (primer fracaso en duelo directo contra el Piernas que me dejó a 1 hora), como también la Trail Ardenya y las 2 maratones de febrero/marzo 2020 donde no era capaz ni de bajar de las 3 horas y media.

Vino el confinamiento y la consecuente indignación y definitivamente dejé de correr, ya que no me veía con ánimos de correr en mi balcón o en el parquin como muchos otros. Pero por suerte la Ultra de la Val d'Aran se pospuso para el año 2021.  

Pero los ritmos ya no salían, y a duras penas podía completar mi habitual vuelta de 14K por el río a un ritme de 4'59". Tenía fondo para caminar largas marchas por la montaña, pero había perdido del todo la forma física. Me lesioné justo antes de la única carrera de prueba de este año, la Ultra Montseny (donde Piernas nuevamente me humilló) y después en Mayo 2 semanas de bajo por Covid y las últimas 4 semanas sin actividad debido a una rotura del sóleo derecho.

Las últimas dos semanas había estado parado del todo, ni siquiera caminando, para que pudiera recuperar mi sóleo y así llegar lo más lejos posible. Evitaba probarme para que no tuviera ninguna excusa para no ir a Vielha el viernes pasado.

Por tanto tenía una confianza nula en poder llegar a finalizar el reto, y tan solo esperaba que al menos podía hacer unas 50 kilómetros sin dolor.


El viernes a las 9 de la mañana salgo de Sant Feliu y llego 3 horas y media más tarde en Vielha, y con toda la tranquilidad recojo el dorsal y la camiseta (debe de ser buena la marca Kinetik para tener una etiqueta de 45€, pero no me habría gastado este dinero).

Me quedan 5 horas para entretenerme por las preciosas calles de Vielha y aprovecho para comer el plato de pasta que me había preparado.

Sobre las 17h los Speakers (DEPA y compañía) empiezan a animar a la fiesta de la salida, y a las 18 en punto salimos 941 corredores de los 1300 inscritos. Veo que a pesar de las restricciones por la Covid los corredores han venido en masa, desde hasta 51 países diferentes!! Una buena señal.

Bien, empiezo detrás de todo, caminando, puesto que temía que corriendo mi sóleo iba a durar nada y menos. En el 3er kilómetro noto pequeños pinchazos, pero quizás estoy demasiado pendiente. Al menos hacía que no me ponía para nada nervioso al encontrarme con el primer tapón donde tenemos que esperar hasta 10-12 minutos antes de poder continuar. Pensaba que era un control de materiales, pero nada de esto... de hecho, en toda la cursa no ha habido ningún control de materiales. El tiempo era completamente anticiclónico, y probablemente debido a esto el tremendo calor del día se transformó en una fresca noche, lleno de estrellas. 

Después del tapón ya no nos pararíamos más y a buen ritmo empezamos la primera subida al Montpius.


Llegamos al primer avituallamiento de Pomaròla (km 11÷12) y ya hemos hecho 1000 metros de desnivel positivo y llevamos 2 horas y 7 minutos. Tengo poco más de un centenar detrás de mí, y unos 800 delante. Llenamos las botellas de agua e isotónica y seguimos subiendo. Es un largo, largo lomo donde vemos a centenares de corredores delante haciendo esses hacia la cima de Montpius (2276m).

Y aquí ya vemos la tónica de los kms 10-40 de esta carrera... todo campo a través, lo que hace que este primer tercio de la Ultra, de Vielha a Bossòst, es la más dura que he hecho nunca!!

Una hora y 500 metros de desnivel positivo más, y por fin llegamos al Pic de Montpius, con una brutal vista hacia el glaciar del Aneto. Impresionante vista, medio estropeada por el servidor.


Seguimos cresteando, mucho más incómodo de lo que parece en las fotos, en búsqueda del Tuc de Letassi y el Montcorbison. Un verde precioso típico de la Val d'Aran, lo que hace que la dureza del terreno queda compensado por la belleza. 

Una vez en la cima del Montcorbison, se apagan los últimos rayos del sol (casi 4 horas de carrera, poco antes de las 22h), y empezamos por fin con la primera bajada. Y qué bajada!!! En 1500 metros bajamos 450 metros de desnivel!! Los cuádriceps a punto de estallar, y encima por un corriol donde apenas te cabe un pie. Es mi primer cursa con bastones y los veo totalmente imprescindibles en esta cursa. Siempre he sido contrario a llevarlos, pero esta vez me salvaron de más de una caída segura.



Y ahora viene para mí el tramo más de deprimente de toda la carrera. Se hace oscuro, perdemos las referencias, las bajadas son tremendamente puñeteras, como también las subidas y no hay forma de que pasen los kilómetros. En el 2o Control del km 20 ya hay 50 corredores (la mayoría detrás de mí) que plegan aquí, tras una octava parte de la cursa!

En mi caso, había prevista llegar al Control 3 de Artiga de Lin (km 31) tras unas 4 horas y media... pero tuvimos que acelerar el paso para llegar justo antes del primer corte. Fue un tramo desesperante y poco agradable pero tras 7 horas y 1 minuto por fin pudimos beber un caldo caliente y comer un bocadillo y fruta fresca.  


Nada más salir del avituallamiento, donde 15 más deciden despedirse de la Ultra, empieza un tramo de menos de 5 kms y justo 1000 metros de desnivel positivo. Como si fuera por un tallafocs, una interminable subida donde ya vi que no tenía ninguna posibilidad de acabar el reto. El sóleo no me había dado ningún susto más, pero esta cursa me superaba con creces. Fueron 2 largas horas de subida sin cesar para llegar al Tuc de Cabirols (2468m). Pero una vez arriba no hubo premio ni nada, sino más de 3 horas más de bajadas empinadas campo a través y subidas igual de empinadas por en medio de la cresta. Hasta 8 'picos' teníamos que coronar de esta forma hasta por fin iniciar la bajada hasta Coth de Barretja. De hecho, para llegar a este km 45 ya habíamos superado casi 4 mil metros de desnivel positivo y 12 horas y media de carrera. Buff... 

Tan solo deseaba bajar a Bossòst y dejar este sufrimiento atrás.
Está claro que mi forma física era pésima, pero incluso en buen estado me habría dado cientos de dudas.

Por suerte, los 10 kms de bajada eran algo más benévolas y una hora y tres cuartos más tarde por fin me encontraba entre la civilización de Bossòst.

Por fin había acabado el primer tercio de la carrera, si bien nunca me había imaginaba que tardaría 14 horas largas para llegar aquí. 
Por fin también un plato caliente y el arroz con salsa de tomate y queso me entraba la mar de bien. 

Supuso que aquí se quedaría mucha gente, viendo que era tarea imposible acabar, y por tanto decidí hacer un tramo fácil a Canejan para así ganar unas cuantas posiciones. Y fue así, porque en Bossòst se quedarían 81 participantes.... hartos de un terreno tan poco amable. 

Y cuando estaba ya totalmente convencido de dejar por acabada la Ultra con este último tramo de 9 kms, me envía un mensaje el amigo JRDi69 diciendo que me ve con buena cara, que el azul de la camiseta me siente bien y que tengo un chico a poca distancia para hacer piña 😅😅

No sé por qué, pero el mensaje me sube la moral de -1000 a +3 y me planteo aguantar un poco más. Total, que no tengo nada más que hacer y hay tiempo....

Así paso por Canejan, con tan solo una veintena de corredores detrás de mí, y lo mismo por Sant Joan de Toran. Aquí lo dejan 32 participantes más, y no es por lo duro del tramo anterior sino por la tremenda etapa que está por venir.

Veo como salen en la parte trasera de un Pick-up 4 chicos envueltos con manta térmica.
Les grito "ehh, que son trampas!!", pero mi broma no llegó en el mejor momento. (Por las caras de asesino incluso temía que iban a parar el Nissan Navara y destrozarme la cara...)

En este momento recordaba el mensaje de mi hijo David que me dijo el viernes por la mañana: "Papa, no hagas 162 kms... que te vas a matar. Haz 101 y tienes tu récord y más de 100 kms".
Viendo que llegando a Beret habría pasado los 105 kms, me pareció el sitio idóneo para despedirme de la cursa.

Así que... a seguir, por uno de los tramos más bonitos de la cursa.


Son las 12h10 cuando salgo de Sant Joan de Toran y nos queda una subida de 1500 metros por delante. En un primer tramo ya había perdido una de mis 3 Soft-Flasks, y por tanto disponía de tan solo 1 litro de agua. Claramente insuficiente teniendo en cuenta el tremendo calor que estaba haciendo este sábado y sin ningún tramo de sombra. Había intentado copiar la táctica de los camellos bebiendo 1 litro de líquido y 10 trozos de melón antes de partir, pero tras media hora ya estaba medio deshidratado.

Curiosamente, tan solo tenía unas 15 personas detrás de mi y se podría suponer que a estas horas de la cursa (tras unas 20 horas) la carrera estaría tan estirada que iríamos totalmente solos, pero durante toda la cursa hemos ido cambiando de posición unos 20 participantes. Aun así, pocas conversaciones, puesto que la mayoría de los participantes eran extranjeros (la mayoría franceses) aunque incluso pude intercambiar algunas palabras con un chico de San Francisco.

Bien, tras una primera parte de subida por una pista forestal, de repente entramos en el valle y nos quedamos con la boca abierta. Es maravilloso! Pero viendo lo que tenemos que subir y el calor que hace cuesta creer que podemos salir vivos de aquí.

Con paso lentísimo vamos subiendo y cada 20 metros vemos como alguien se estira al suelo o se duerme de pie aguantado por los palos. 

Cuando ya no aguanto más la sed, por fin vemos un pequeño charco y no dudamos de meter el vaso para beber de este agua. El camino nos lleva a las minas de Liat donde extraían hierro de la montaña, así que me temía que el agua era algo dura... pero prefería tener algunos días de diarreas que no morirme de sed (ahora, escribiendo la crónica, llevo ya dos días con unas diarreas tremendas... no descarto que tiene algo que ver). Y así seguimos en plena sol, literalmente arrastrándonos, para llegar arriba a las minas de Liat.




Aquí la desesperación puede nuevamente conmigo. Sé que tenemos que llegar a una cota de 2350 metros pero mi reloj me indica que estoy a tan solo 2000 metros. Ya he llegado al lago, y parece que ya estoy casi arriba de todo, pero la dependencia de los aparatos electrónicos me hacen pasar una mala pasada. Me estiro en el suelo e intento dormir 5 minutos.. y al incorporarme veo que ya no hay nadie delante ni detrás... ostras! Soy el último! 
Se me ocurre calibrar el altímetro del reloj, y voilà! Había un error de 300 metros y estaba ya a 2300 metros. Y sí, 50 metros de subida y ya estaba en las ruinas de Liat. Ya solo quedaba media hora de bajada para llegar al Control de Pas Estret. En medio de una esplanada a 2050 metros de altitud, había hasta 60 personas que plegaban aquí. 

La chica del Control me vio con buena cara y me dijo que más vale seguir porque tardaría quizás horas en ser transportado de aquí una zona urbana.


Me había animado de nuevo, pero aquí ya había decidido NO acabar la cursa. Aparte del dolor de pies y músculos, veía que para acabar necesitaría al menos 46-47 horas.. es decir, hasta las 17h del domingo, y con dos noches sin dormir.
¿Cómo iba a poder coger el coche y conducir 4 horas a Barcelona y el lunes ir a la empresa a las 7 de la mañana? Además, de bien seguro que la bajada de defensas me causaría anginas o cosas similares y ahora mismo con el asunto de la Covid no es buen momento para ir al trabajo con síntomas de estar enfermo.

Seguro que es una excusa barata, pero para poder tener un mínimo de éxito, necesitaría coger el lunes de fiesta y sobre todo, reservar un hotel para la noche del domingo al lunes... qué menos!

Ahora que estaba del todo decidido de dejar la cursa en Beret, podía aumentar un poco el ritmo, y la siguiente etapa subía primero unos 600 metros a las pales de Maubèrme y después al Pòrt d'Urets. 
Unas vistas impresionantes por donde pasaban unos railes de las minas de Urets y cada vez que pensabas que había acabado la subida, volvía haber otra subida. Un castigo mental muy grande.

Pero cuando por fin pasábamos por el Coth de Montoliu, ya era todo bajada. Según la chica que hacía el Control a 2500 metros era muy corrible y gran parte pista forestal, pero era un corriol más bien estrecho donde apenas cabía el pie y aun trotando no superaba los 5 kms por hora.

Pero daba igual, a las 21h15 llegaba a Montgarri y una hora y media más tarde por fin a Beret, ya oscuro, a las 22h44, tras 28 horas y 44 minutos!! 

No me fue tan duro de certificar mi primer DNF. 
Entraba con una sonrisa al Control de Beret y la chica estaba convencido que iba a seguir. Pero le dije que se acabó. Cogería el primer bus para volver a Vielha para coger el coche para ir a casa.

Me dijo que saldría en 10 minutos, así que cogí corriendo un plato de macarrones con salsa y queso y fui corriendo hacia el bus. 

No tenía nada de sueño, así que pensaba que podía coger el coche sin riesgo...
A las 0:22 salí en coche y fue sin duda el viaje más irresponsable que he hecho nunca.. peor incluso que la vuelta de Cavalls del Vent del año pasado. Hasta 3 veces pisé el freno a fondo en plena autopista y por suerte dos coches de atrás me esquivaron por los pelos... 

A las 05:30 caí muerte en la cama.. 

Lo mala de un DNF... toca revancha!!! 


 

martes, 6 de julio de 2021

Muchas dudas a 3 días del día D!


 

3 días quedan para el viaje a Vielha. 3 días y 300 dudas...

Desde luego la preparación no podía ser peor:

Hace 4 semanas escribí que había perdido 2 semanas de mayo debido a la covid, y que la semana siguiente haría la Ultra de 60K de Berga. 

Pero fue correr 4 kms el martes 15 de junio y "BANG"... un tirón en el soleo derecho. Podría haber parado al momento, pero quise acabar la vuelta de 14 km caminando. ERROR!!

El jueves voy al fisio y me confirma que claramente hay rotura. Quedaban 3 semanas, que aun había tiempo.... pero pocos entrenos.

Tras 9 días de descanso total me tocaban 4 días de Sant Joan en Huesca, Laspuña, y por supuesto era imposible no disfrutar de esta zona tan bella. Paseos con los críos a ritmo familiar, pero aun así unas buenas distancias:

* Jueves 19 kms (+1100m) por el Valle Borrosa al Puerto Barroseta.


* Viernes 28 kms (+1400m) al precioso lago Ordiceto, con una pequeña cronoescalada solo a un puerto.

* Sábado 6 kms por el Cañón de Añiscló (La familia ya no podía más)

* Domingo 12 kms (+800m) circular al pico Mondoto desde Nerín-Sercué


Vistas impresionantes, pero al final nuevamente "BANG"... un tirón en el mismo sitio y vuelvo cojeando... 

El jueves de la semana pasada ya había quedado con el fisio, y cuando le critiqué por meter las uñas en el sóleo, me confirmó que NO TENÍA uñas... que nuevamente había rotura. MIERDA!!

Y así estoy ahora, con muy pocas o nulas esperanzas de poder acabar los 162 kms, sabiendo que más bien es una temeridad, pero tampoco quiero tirar la toalla antes de hora.

Sé que llegará el momento de arrepentir no haber tomada la decisión más inteligente... pero tras 5 semanas paradas en las últimas 8 semanas, al menos quiero sentir la emoción de miles de corredores antes de la primera UTMB del nuestro país. 

Mejor morir después de haber vivido!!!

Más que consejos... deseadme suerte 😏😏😏